Hidrógeno verde como vector energético: Contribución a la sostenibilidad y la descarbonización
noviembre 3, 2020
La estrategia del hidrógeno en la UE
noviembre 3, 2020

Hidrógeno verde, un compromiso con los ODS

El horizonte 2030-2050 cada vez está más cerca y aún queda un largo camino que recorrer. Por ello las empresas responsables trabajan para contribuir a una economía totalmente descarbonizada y sin emisiones.

Ya nadie puede decir que las palabras “cambio climático” le resultan ajenas. Hace años que la comunidad científica hizo que saltasen las alarmas ante los devastadores efectos sobre el medio ambiente que provoca, entre otros factores, las emisiones de CO2.

Son estas emisiones de dióxido de carbono las que empujan al sector energético a tomar medidas y transformar su modelo en uno más sostenible.

La descarbonización del sistema energético es uno de los principales objetivos políticos de mediados del siglo XXI. A finales de 2015 se celebró El Acuerdo de París donde se diseñó el marco de referencia en el que se debe desarrollar la política energética. Junto al tratado se presentó la Agenda 2030 de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres. Estos acuerdos establecieron las bases para un desarrollo sostenible a nivel mundial con bajas emisiones de gases de efecto invernadero. Uno de los proyectos más destacados para conseguirlo es el Pacto Verde Europeo que pone el foco de su acción política en la transición energética y verde.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) nacen para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para el año 2030. Se dividen en 17 objetivos con diferentes ámbitos de actuación en el que deben implicarse gobiernos, instituciones, empresas y ciudadanos.


El sector energético tiene grandes impactos en varios de los ODS pero especialmente en dos: energía asequible y no contaminante y producción y consumo responsable.

La energía procedente del hidrógeno verde es un facilitador en el camino hacia la descarbonización. Está llamado a ser el combustible de la transición energética y un gran aliado para el cumplimiento de los ODS 7, 11, 12 y 13 de forma directa.

También conocido como hidrógeno renovable, el hidrógeno verde es la firme apuesta de futuro para los expertos en transición energética por ser inagotable (es el elemento más abundante en el universo) y proporcionar energía renovable sin emisiones de CO2.

Actualmente la mayoría del hidrógeno se extrae del gas natural mediante un proceso que emite gases contaminantes y que requiere un consumo elevado de electricidad. Sin embargo, el hidrógeno verde se genera por electrólisis del agua. El proceso consiste en descomponer en moléculas el agua en oxígeno e hidrógeno por medio de electricidad de origen renovable. Teniendo en cuenta que ni durante su combustión ni su proceso de producción se emite dióxido de carbono, todos los ojos están puestos en este combustible a largo plazo.

No es de extrañar por tanto que, para acelerar la implantación del hidrógeno verde, la Comisión Europea invierta durante los próximos diez años 30.000 millones de euros en I+D+i.


A medida que aumenten los parques de energías renovables, se espera que los precios de la energía bajen al mismo tiempo que aumente la demanda del hidrógeno verde. Este escenario futurible podría reducir el precio de este combustible renovable en un 71% en 2050 al tiempo que encarecería el mercado del carbono, lo que forzará el cambio total hacia energías renovables.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies